COBROS JUSTOS EN EL PREDIAL

Cada año, miles de colombianos se ven en dificultades para pagar el impuesto predial. En algunos casos las facturas superan sus ingresos y la preocupación los lleva incluso a pensar en vender su casa para no perderla o adquirir créditos en los que terminan pagando más de lo que tenían que cancelar.

Este recaudo es para muchos municipios del país la fuente de ingreso más importante para impulsar los planes de desarrollo y políticas públicas, la inversión en infraestructura y funcionamiento de las alcaldías, pero ¿Cómo defender a los ciudadanos de los cobros exagerados sin afectar las finanzas de los entidades territoriales?

La respuesta la encontramos en el proyecto de ley 107 de 2015 “Por medio de la cual se establecen límites máximos a los avalúos por actualización catastral, se unifica la conservación catastral a nivel nacional y se dictan otras disposiciones”. Esta iniciativa ya fue aprobada por la plenaria de la Cámara de Representantes en segundo debate, gracias a la defensa que hizo la representante Olga Lucía Velásquez como ponente.

El trabajo de la representante liberal en este proyecto ha sido fundamental, el pasado 4 de abril en el Congreso de la República, lideró la audiencia pública para discutir la propuesta. Allí decenas de ciudadanos inconformes con los cobros pidieron al legislativo aprobar la iniciativa que beneficiará a millones de colombianos.

En la audiencia, varios casos de ciudadanos inconformes con el cobro del impuesto predial fueron escuchados, uno de ellos fue el de Julio Coba, habitante del sur de Bogotá, quien señaló que pese a que su vivienda se desvalorizó este año, el impuesto predial le aumentó considerablemente; no es justo, porque lo que uno ahorra para comer lo tiene que pagar en los impuestos y en los servicios”

 Casos como éste motivaron a la representante Olga Lucia Velásquez a trabajar para sacar adelante esta iniciativa que tiene como ejes fundamentales las siguientes propuestas:

  1. El impuesto predial no podrá exceder el 50% del monto liquidado por el mismo concepto en el año anterior.
  2. El avalúo catastral de cada inmueble no podrá ser superior al setenta por ciento (70%) del valor comercial.

 Si se observan los anteriores puntos, se plantea la racionalización del aparato impositivo del Estado con respecto a la realidad del poder adquisitivo del contribuyente, que para el caso de Bogotá, acorde con los estudios hechos por la misma Secretaría de Hacienda, muestran en los últimos años una concentración del poder adquisitivo en los estratos más altos.

Con un 20% de la población más rica de Bogotá concentrando la mitad de la renta de la ciudad, es por demás anti-técnico y desproporcionado darle un manejo igual en términos impositivos a quienes tienen la mayor ventaja económica con respecto a los estratos más bajos.

Así las cosas, afectar de manera indiscriminada el impuesto predial para los más de 12 millones de predios de la ciudad desconociendo la realidad, es asumir una posición equivocada en términos de administración tributaria, que a la postre contribuirá al empobrecimiento de los ciudadanos.

En este sentido, la representante Velásquez como vocera de los intereses de los bogotanos reclama un equilibrio entre las necesidades de recaudo para el desarrollo de la ciudad y la defensa de los ciudadanos más vulnerables que la habitan.

Otro punto importante que plantea este proyecto es que los contribuyentes podrán manifestar su inconformismo ante la autoridad competente, quienes deberán dar respuesta a su requerimiento. También se contempla que los ciudadanos puedan pagar por cuotas sin intereses, y por último que cada municipio avance en un proceso de actualización catastral para identificar el verdadero valor que debe pagar el propietario, sin que haya cobros exagerados, ni aumentos injustificados.

 

 

 

Escribir un comentario

Your email address will not be published.