COOPERATIVAS, FONDOS DE EMPLEADOS Y ASOCIACIONES MUTUALES SERÁN CLAVES EN EL POSCONFLICTO

En las instalaciones del Congreso de la República más de 300 cooperativas, fondos de empleados y asociaciones mutuales se dieron cita para exaltar la labor social que tienen estas empresas de economía solidaria en Colombia.

Con cerca de 6 Millones de asociados en todo el país que reciben sus beneficios, estas organizaciones contribuyen al fortalecimiento de la democracia y a la regulación de tarifas, tasas, costos y precios a favor de los colombianos de las clases más populares.

Durante el posconflicto tendrán una importante labor, su modelo resulta ser un medio eficiente de empoderamiento a las comunidades para que sean gestoras de su propio desarrollo ya que permite inclusión social, económica, cultural y ambiental.

En Colombia hay actualmente 4.089 cooperativas, 1.712 fondos de empleados y 207 asociaciones mutuales, estas organizaciones mantienen una gran responsabilidad con sus afiliados, pues al ser empresas con compromiso social fomentan el desarrollo de cada región del país.

Sin embargo, en el imaginario de muchos aún se mantiene la percepción que deben acabarse, basándose en mitos, como por ejemplo, que el sector solidario no paga impuestos, situación que es falsa pues sí lo hacen. Pagan todos los impuestos nacionales, departamentales y locales (ICA, IVA, RETEFUENTE, PATRIMONIO). Son Contribuyentes del impuesto de renta y complementarios, con tratamiento especial

Otro de los mitos que existe es que son organizaciones informales, pero al ser empresa reguladas por la ley reciben el reconocimiento y las características de una empresa formal. Estas organizaciones son de propiedad colectiva y de gestión democrática, todos los asociados tienen la calidad de dueños y participan de la gestión, administración, servicios y beneficios comunes y colectivos. Tienen regímenes de gobierno cooperativo, control democrático de los asociados, mecanismos internos de autocontrol y son objeto de vigilancia estatal, esto con el fin de blindar de transparencia todos sus procesos.

Recientemente, la comisión de expertos de la reforma tributaria propuso revisar el sistema tributario de la economía solidaria algo que, según la Representante a la Cámara Olga Lucía Velásquez, podría acabar con el sector.

La congresista, quien convocó a la audiencia pública en el congreso, le pidió al gobierno hacer un debate serio sobre esta propuesta, para evitar que los millones de colombianos que están afiliados a un fondo de empleados, a una cooperativa o asociación mutual sean los más perjudicados si se cambian las reglas de juego.

Velásquez propuso que estas organizaciones mantengan su régimen tributario especial debido a que son empresas creadas bajo los principios de la solidaridad, la ayuda mutua y son esencialmente sin ánimo de lucro, lo que las hace diferentes a empresas comerciales.

Las organizaciones solidarias son reconocidas por la Constitución y tienen un régimen normativo especial que establece su promoción y protección. Además son asociaciones de personas conformadas con el fin de ayudarse frente a problemas económicos y sociales comunes y no son empresas de inversionistas para obtener utilidades, sus excedentes no son iguales a las utilidades de las empresas de capital ni en su origen, ni en su carácter, ni en su destino.

Por último, son una corriente de desarrollo humano, social y económico mundial, de gran reconocimiento y de una creciente importancia. La ONU y la OIT han recomendado a los gobiernos de todos los países la adopción de políticas para su promoción y fortalecimiento por cuanto son una alternativa de sostenibilidad social, ambiental, económica y sirven a las comunidades de productores rurales y familias campesinas, a los profesionales independientes, a los jóvenes, a los trabajadores para mejorar sus condiciones de vida.

Escribir un comentario

Your email address will not be published.